«Los prostíbulos son auténticos campos de concentración para mujeres empobrecidas”